saludable

5 Beneficios de los hábitos saludables

El impacto de la buena salud

Usted sabe que los hábitos saludables, como comer bien, hacer ejercicio y evitar las sustancias dañinas, tienen sentido, pero ¿alguna vez se detuvo a pensar por qué las practica? Un hábito saludable es cualquier comportamiento que beneficie su salud física, mental y emocional. Estos hábitos mejoran su bienestar general y lo hacen sentir bien.

Los hábitos saludables son difíciles de desarrollar y a menudo requieren un cambio de mentalidad. Pero si usted está dispuesto a hacer sacrificios para mejorar su salud, el impacto puede ser de gran alcance, independientemente de su edad, sexo o capacidad física. Aquí hay cinco beneficios de un estilo de vida saludable.

Controla el peso

Comer bien y hacer ejercicio con regularidad puede ayudarle a evitar el aumento de peso excesivo y a mantener un peso saludable. De acuerdo con la Clínica Mayo, estar físicamente activo es esencial para alcanzar sus metas de pérdida de peso. Incluso si usted no está tratando de perder peso, el ejercicio regular puede mejorar la salud cardiovascular, estimular su sistema inmunológico y aumentar su nivel de energía.

Planee por lo menos 150 minutos de actividad física moderada cada semana. Si no puede dedicar esta cantidad de tiempo al ejercicio, busque maneras sencillas de aumentar la actividad durante el día. Por ejemplo, trate de caminar en lugar de conducir, suba las escaleras en lugar del ascensor o camine mientras habla por teléfono.

Consumir una dieta balanceada y controlada en calorías también puede ayudar a controlar el peso. Cuando empiezas el día con un desayuno saludable, evitas pasar hambre después, lo que puede hacer que corras a buscar comida rápida antes del almuerzo.

Además, saltarse el desayuno puede elevar su nivel de azúcar en la sangre, lo que aumenta el almacenamiento de grasa. Incorpore al menos cinco porciones de frutas y verduras en su dieta diaria. Estos alimentos, que son bajos en calorías y altos en nutrientes, ayudan a controlar el peso. Limite el consumo de bebidas azucaradas, como refrescos y jugos de frutas, y elija carnes magras como pescado y pavo.

Mejora el estado de ánimo

Hacer lo correcto junto a tu cuerpo también vale la pena para tu mente. La Clínica Mayo señala que la actividad física estimula la producción de endorfinas. Las endorfinas son químicos cerebrales que te hacen sentir más feliz y relajado. Consumir una dieta saludable, así como hacer ejercicio, puede llevar a un mejor estado físico. Se sentirá mejor con su apariencia, lo que puede aumentar su confianza y autoestima. Los beneficios a corto plazo del ejercicio incluyen la disminución del estrés y la mejora de la función cognitiva.

No es sólo la dieta y el ejercicio lo que lleva a un mejor estado de ánimo. Otro hábito saludable que conduce a una mejor salud mental es hacer conexiones sociales. Ya sea como voluntario, uniéndose a un club o asistiendo a una película, las actividades comunitarias ayudan a mejorar el estado de ánimo y el funcionamiento mental al mantener la mente activa y los niveles de serotonina equilibrados. No te aísles. Pase tiempo con su familia o amigos regularmente, si no todos los días. Si hay distancia física entre usted y sus seres queridos, utilice la tecnología para mantenerse conectado. Levante el teléfono o inicie una videoconferencia.

Combate enfermedades

Los hábitos saludables ayudan a prevenir ciertas condiciones de salud, tales como enfermedades del corazón, derrames cerebrales y presión arterial alta. Si se cuida, puede mantener el colesterol y la presión arterial dentro de un rango seguro. Esto mantiene su sangre fluyendo suavemente, disminuyendo su riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La actividad física regular y una dieta adecuada también pueden prevenir o ayudarle a manejar una amplia gama de problemas de salud, incluyendo:

síndrome metabólico
diabetes
hondonada
ciertos tipos de cáncer
artritis
Asegúrese de programar un examen físico cada año. El médico verificará el peso, los latidos cardíacos y la presión arterial, al igual que tomará una muestra de orina y sangre. Esta cita puede revelar mucho sobre su salud. Es importante hacer un seguimiento con su médico y escuchar cualquier recomendación para mejorar su salud.

Aumenta la energía

Todos hemos experimentado una sensación de letargo después de comer demasiada comida poco saludable. Cuando usted come una dieta balanceada su cuerpo recibe el combustible que necesita para manejar su nivel de energía. Una dieta saludable incluye:

granos enteros
carnes magras
productos lácteos bajos en grasa
fructificar
verduras

El ejercicio físico regular también mejora la fuerza muscular y aumenta la resistencia, dándole más energía, dice la Clínica Mayo. El ejercicio ayuda a entregar oxígeno y nutrientes a sus tejidos y hace que su sistema cardiovascular funcione más eficientemente para que usted tenga más energía para realizar sus actividades diarias. También ayuda a aumentar la energía al promover un mejor sueño. Esto le ayuda a quedarse dormido más rápido y a dormir más profundamente.

Un sueño insuficiente puede desencadenar una variedad de problemas. Además de sentirse cansado y perezoso, también puede sentirse irritable y de mal humor si no duerme lo suficiente. Además, la mala calidad del sueño puede ser responsable de la hipertensión, la diabetes y las enfermedades cardíacas, y también puede reducir su esperanza de vida. Para mejorar la calidad del sueño, siga un horario en el que se despierte y se acueste a la misma hora todas las noches. Reduzca su consumo de cafeína, limite las siestas y cree un sueño confortable.

Reduzca su consumo de cafeína, limite las siestas y cree un ambiente cómodo para dormir. Apague las luces y el televisor, y mantenga una temperatura ambiente fresca.

Mejora la longevidad


Cuando usted practica hábitos saludables, aumenta sus posibilidades de tener una vida más larga. El American Council on Exercise informó sobre un estudio de ocho años de 13,000 personas. El estudio mostró que los que caminaban sólo 30 minutos al día redujeron significativamente sus probabilidades de morir prematuramente, en comparación con los que hacían ejercicio con poca frecuencia. Esperar más tiempo con los seres queridos es razón suficiente para seguir caminando. Comience con caminatas cortas de cinco minutos y aumente gradualmente el tiempo hasta que llegue a los 30 minutos.