radiofrecuencia facial

Efecto rebote que tiene la radiofrecuencia facial

A los fines de mejorar considerablemente la apariencia de la piel, la radiofrecuencia es vista como una alternativa estética que aporta excelentes resultados, considerando que no es invasiva y trae consigo múltiples beneficios que contribuyen con la producción de colágeno, elastina y la regeneración del tejido celular.

Sin embargo, por tratarse el rostro de un área muy delicada, los aparatos de radiofrecuencia facial en casa trae sus contraindicaciones, más cuando no se siguen los cuidados adecuados y la persona presenta ciertas condiciones que incrementan su nivel de sensibilidad ante esta innovadora técnica.

Aunque científicamente se ha comprobado que no causa ningún efecto secundario de gravedad, debe contarse con toda la información adecuada para prevenir resultados adversos. Y es que como pasa con todo producto farmacológico, quienes tienen tendencia a la irritación de la piel, deben abstenerse al someterse a una sesión a la ligera y tomar sus previsiones.

Posibles efectos secundarios

De modo que, en casos puntuales, hay un efecto rebote que tiene la radiofrecuencia facial, entre los que podemos mencionar estas contraindicaciones.

Inflamación

En los casos de pacientes con piel muy sensible, puede aparecer inflamación en algunas zonas de la piel, aparte de diminutas vesículas y enrojecimiento que por lo general, tiende a desaparecer en cuestión de días.

Enrojecimiento

En ocasiones, hay personas que toleran el enrojecimiento de la piel al culminar una sesión de radiofrecuencia. El efecto es similar a la insolación, pero cede con el paso de las horas.

Vejigas

Suelen aparecer ampollas cuando la persona que aplica la radiofrecuencia no cuenta con los conocimientos profesionales suficientes para combatir la flacidez y las arrugas presentes en la piel. Pasa cuando hay un sobrecalentamiento en el tejido, lo que termina atrofiando la grasa en el cuerpo.

Pese a ello, estos efectos suelen ser muy puntuales y están sujetos a la desinformación y a la falta de experiencia de quienes practican estos tratamientos. Por otro lado, hay una serie de condiciones en las que no debería aplicarse radiofrecuencia, entre ellas, vale acotar que está contraindicada en las lactantes, en las embarazadas, en los pacientes con patologías neurológicas o musculares, en los pacientes con prótesis, marcapasos y muy especialmente, deben tener cuidado quienes padecen de psoriasis, dermatitis o alguna afección cutánea.  

Lo anterior, se debe a que las ondas electromagnéticas y la energía que irradia un tratamiento de radiofrecuencia no son favorables para algunas personas, ya que podría ocasionarles un efecto rebote. Pero, puede haber excepciones, tomando ciertas medidas de precaución para evitar riesgos. Además, los pacientes con VIH y con cáncer que estén tomando fármacos inmunosupresores tampoco deberían practicarse una radiofrecuencia.

Para alcanzar los resultados deseados, la piel debe estar totalmente sana, sin irritaciones. Este tratamiento facial realmente aportará beneficios si está libre de patologías. Es más, las mujeres que recientemente se hayan inyectado colágeno, botox o que se hayan colocado ácido hialurónico como relleno, deberán esperar un tiempo prudencial para aplicar radiofrecuencia en el rostro.

Por último, como hay tantos equipos disponibles en el mercado, se aconseja verificar detalladamente las instrucciones de uso, en función de lograr los resultados deseados. También es vital acudir a centros especializados en estética, a fin de que puedas ser atendida(o) por personal experto y acreditado que tome en cuenta todas tus condiciones físicas antes de iniciar con el tratamiento.

Considerando que es mínimo el porcentaje de casos con efectos adversos, es prudente monitorear a la persona en toda la fase de rehabilitación. Cada sesión es personalizada y se enfoca en atender los requerimientos de una manera individual.